¿Es seguro el tratamiento?

Para fines terapéuticos, sólo pueden utilizarse las sanguijuelas cultivadas en biofábricas especializadas.

Las biofábricas garantizan la calidad de las sanguijuelas cultivadas según estrictas normas establecidas. Las sanguijuelas son de un solo uso y deben ser sacrificadas después del tratamiento.

La bibliografía hace referencia a las complicaciones asociadas a la aplicación de sanguijuelas, como la migración de sanguijuelas a la vía respiratoria, digestiva o tracto genitourinario, que pueden considerarse complicaciones anecdóticas debidas al contacto con ellas en el ámbito natural. En estos casos la infestación se ha provocado al bañarse en ríos o charcas y, en ocasiones, al ingerir agua contaminada por sanguijuelas.

La terapia con sanguijuelas, criadas en biofábricas, rara vez suele tener complicaciones. Quizás, un ligero picor en la zona de la mordedura puede considerarse como el efecto secundario más notable de la terapia (desaparece en 1-2 dias). No es una reacción alérgica, aunque se suele considerar así.

Se le aconseja al paciente no frotar la zona ya que, en caso contrario, dificultaría la correcta cicatrización de la herida.