Testimonios

David León

Edad: 18 años

Madrid

Contacto: davidleoncarrasco@yahoo.es


Me llamo David León. Tengo 17 años y hace 3 años me diagnosticaron “crisis de ansiedad”.

Si tú estás en la misma situación, sabes perfectamente lo que se sufre… Estaba tomando unas pastillas que no me hacían ningún efecto positivo y cada vez que iba a la consulta me aumentaban la dosis.

Con el tiempo, llegué a sentir que ya no era yo mismo porque estaba totalmente atontado por culpa de las pastillas.

Era perfectamente consciente de mi situación cada vez peor, así que, desesperado, decidí probar algunas terapias naturales, pero sin éxito.

Un día me enteré que a mi abuela le estaban aplicando una terapia que le estaba dando muy buenos resultados. Consistía en la aplicación de sanguijuelas medicinales, llamada “Hirudoterapia”.

A pesar del temor que me producía, decidí hablar con el profesional que se la estaba aplicando para comentarle lo que me ocurría y, sobre todo, para saber si lo mío tendría solución con esta terapia.

Me informó que la hirudoterapia se aplica con éxito en enfermedades como depresión, ansiedad, insomnio, etc…Además me explicó que la curación se debe a las sustancias beneficiosas que se encuentran en la saliva de sanguijuelas que también mejoran el estado anímico.

Como esto me animó mucho, decidí iniciar mi tratamiento.

Cuando llevaba 2 sesiones, empecé a notar cambios. Durante las consultas, me relajaba tanto que incluso a veces me quedaba dormido. Lo que más me sorprendió es que las arritmias tan fuertes que padecía empezaron a desaparecer. Comencé a dormir mucho mejor y por las mañanas ya por fin me sentía más descansado. Los picores que tenía por todo el cuerpo y que me molestaban día y noche, desparecieron por completo.

Por cierto, en una de mis consultas con el psiquiatra, le comenté sobre todo esto y de forma despectiva me dijo que mi “supuesta mejoría” se debía sin duda al efecto placebo. Que si creía en algo, seguro que eso me producía la mejoría. Desde luego, estas palabras me molestaron bastante, pues no era mi primera experiencia con las terapias naturales y siempre las empezaba con la misma ilusión. Pero a pesar de eso, no me aportaron apenas mejoría alguna.

Ahora, por supuesto, gracias mi fuerza de voluntad, pero sobre todo a la hirudoterapia, he superado mis crisis de ansiedad. Me siento feliz y animado a compartir mi experiencia con los demás porque sé que la solución existe.


Concepción

Edad: 68

Toledo


Tengo 68 años y vivo sola en mi casa del pueblo. Mi salud no es nada buena desde hace algunos años.

Tenía angina de pecho y me pusieron un catéter hasta 4 veces en el mismo punto del vientre, por lo que me salió un hematoma muy grande, del tamaño de un puño. Además estaba tan inflamado que la hinchazón rodeaba la cintura y llegaba hasta la zona lumbar. Creo que eso me produjo algún pinzamiento en un nervio ya que al pisar notaba un dolor muy grande en la pierna.

También sufría de ciática. Me pusieron varios pinchazos de corticoides pero no mejoré nada, la pierna seguía con hormigueo y adormecimiento. Tenía varias hernias discales que me molestaban y también mucha artrosis en las dos rodillas y no las podía doblar.

Todos estos problemas hicieron que tuviera que ir siempre con muletas. Tuve que irme a Madrid a casa de mi hija pues ya no me podía valer por mí misma.

Me hablaron de este tratamiento con sanguijuelas y decidí empezarlo porque me aseguraron que iba a mejorar.

He de decir que después de 2 semanas de tratamiento, empecé doblar las rodillas y me dejaron de doler tanto, también ha disminuido el dolor ciático, hormigueo y la pierna ya no estaba tan adormecida.

Al cabo de los 3 meses que he estado con el tratamiento, el hematoma me ha desaparecido casi del todo. Cuando me iba disminuyendo y estaba más o menos a la mitad, ya me dejó de doler la cadera y la pierna, he empezado otra vez a subir y a bajar las escaleras.

Ahora ya he podido volver a mi casa del pueblo y me valgo por mí misma. Siempre me ha gustado mucho andar y ahora por fin puedo hacerlo otra vez. En la actualidad suelo andar 1 hora por las mañanas y otra hora por las tardes.

Estoy feliz y muy agradecida a este tratamiento con sanguijuelas porque ya había perdido cualquier esperanza de poderme valer por mi misma, lo veía imposible, tal como me encontraba y los dolores constantes que tenía.


Tamara

Edad: 70 años

Madrid

Contacto: tmimad@hotmail.com


Tengo 70 años y padezco de artrosis degenerativa en las dos rodillas. En noviembre del 2011 me operaron de la rodilla izquierda aunque las dos están bastante mal. Quedaron en operarme de la otra, al cabo de unos 6 meses, cuando me recuperase de la primera.

Supuestamente la operación salió con éxito, incluso empecé pronto a apoyar la pierna, con mucho cuidado, y a andar despacio. Al cabo de una semana me dan de alta, vuelvo a casa y empiezo a notar un dolor constante en la rodilla operada y se hincha cada vez más.

Mientras hacía la rehabilitación, me decían que eso era normal pues estaba todavía muy reciente la operación. Pero pasaban las semanas y me seguía doliendo. La rodilla estaba tan hinchada que no era capaz de doblarla.

En las consultas con el traumatólogo reconocía que no era normal, y entonces me empezaron a hacer muchas pruebas (radiografías, TAC, gammagrafía, etc…) pero no encontraban nada fuera de lo normal. Insistían que todo ha salido bien, que la prótesis estaba bien colocada, pero no podían averiguar la causa de mis dolores. Lo único que han podido hacer es mandarme a la unidad del dolor, donde me recetaban analgésicos, que yo no puedo tomar por la alergia que tengo. Al final me recetaron unos parches (que valían 40€ con la receta) para aliviar un poco el dolor durante unas cuantas horas.

Como no sabía ya a quién acudir, decidí probar con terapias naturales. Me hablaron muy bien de la terapia con sanguijuelas y me informé sobre ella. Averigüé que a mucha gente le había ayudado con la artrosis. Esto me animó y comencé el tratamiento.

En pocas semanas de tratamiento empecé a notar mejoría. Los dolores ya no eran tan fuertes y la hinchazón estaba disminuyendo. La primera gran alegría es que un día pude doblar la rodilla. Seguí con el tratamiento y en un mes dejé las muletas.

Me ha sorprendido pues al principio no me imaginaba que el resultado iba a ser tan bueno.

A las personas que como yo, sufren de artritis, les aconsejo de corazón este tratamiento con sanguijuelas. Yo he podido comprobar que es muy eficaz.

Algo que tiene muy bueno es que no he tenido que esperar meses y meses para recuperarme, porque en las primeras sesiones uno ya se da cuenta que esto funciona.


Yolanda Quesada

Edad: 53 años

Madrid



Me llamo Yolanda Quesada, tengo 53 años y soy de Madrid.

A pesar de mi edad, tengo una artrosis muy avanzada, lo que me produce muchos dolores y roturas degenerativas. Por ejemplo de menisco y rótula en la rodilla, además tengo cuatro hernias discales, escoliosis, etc…

Hasta que una amiga me habló de la Hirudoterapia, mi vida era mucho más dura, porque siempre tenía dolores y me costaba mucho hacer una vida más o menos normal. Me pusieron en contacto con una profesional (hirudoterapeuta) y, después de conocerla y hablar con ella, decidí empezar la terapia. Es la mejor decisión que pude tomar.

La terapia sigo haciéndola semanalmente y puedo decir que para mi fue y es fabulosa, porque ya desde la primera sesión noté una mejoría sustancial y así ha seguido durante todo el tiempo. Mis dolores ahora son solo molestias de vez en cuando y he vuelto a tener una calidad de vida que había perdido. Lo recomiendo a todo el que tenga dolores, insomnio, etc… y lo necesite. Es totalmente indolora y aporta muchos beneficios al organismo. He dejado de tomar la gran cantidad de medicamentos que necesitaba a diario, que eran unas 13 pastillas entre antiinflamatorios, analgésicos, etc…. Ahora tomo 1 ó 2 si las necesito.

Es la mejor terapia que he probado y la recomiendo de verdad a todo el mundo.