Varices

Basándose en definiciones médicas y científicas, la aparición de varices puede responder a varios factores: herencia genética, cambios hormonales, embarazos, sedentarismo u obesidad, mayor fragilidad de las válvulas y de la pared venosa en las mujeres, la producción de estrógenos y progesterona también influye, así como los aspectos anatómicos y fisiológicos femeninos.

Las varices tienden a hacerse más grandes con el tiempo y pueden llegar a ser causa de edemas en las piernas y de úlceras varicosas, que a menudo se preceden de pigmentación parda de la piel.

Eliminar las varices, utilizando muchas técnicas novedosas, mejora el aspecto estético de las piernas, pero la verdadera razón de su aparición permanece intacta. Los tratamientos estéticos dan resultados a corto plazo, ya que la predisposición natural de cada individuo le traerá, con el tiempo, de nuevo el problema.

La Hirudoterapia, aplicación de sanguijuelas, un remedio tradicional de amplia utilización durante muchos siglos, ha demostrado su eficacia contra las varices.


Tratamiento llevado a cabo por el académico, Dr. en Ciencias Médicas Albert I. Krashenyuk

En el año 1980 los científicos rusos publicaron sus investigaciones sobre este tema36. Usaron sanguijuelas en su práctica durante más de diez años para aplicaciones en trastornos flebológicos, flebitis, trombosis y úlcera varicosa. 487 personas (386 mujeres y 101 hombres) habían sido tratados con varices complicadas, con flebitis (185), trombosis (235) y úlcera varicosa (67). La mayoría de las mujeres desarrollaron varices durante el embarazo y el parto. 404 de los afectados tenían síntomas en la pierna izquierda, 56 en la pierna derecha y 27 en ambas piernas.

La mayoría de las personas se sintieron mejor después de aplicarles las sanguijuelas y notaban las piernas más ligeras, sin ningún tipo de dolor o molestia.

En los casos difíciles, cuando estaban formadas las úlceras varicosas y la piel de la pierna presentaba un color púrpura oscuro, se aplicaron sanguijuelas con más frecuencia (en 67 afectados que presentaban estos síntomas). En estos casos, las úlceras se limpiaron gradualmente y se produjo la granulación y la epitelización. La piel se tornó más pálida y desaparecieron la pigmentación, la descamación y el picor.

Los autores proporcionaron un caso como ejemplo: Una mujer (47 años) desarrolló una dilatación con conglomerados en la vena safena. En una consulta externa ella había sido tratada con “Varicocid” (agente esclerosante). En los siguientes 6 meses se sentía bien, pero después empezó a sentir dolor en su pierna izquierda, en la que al mismo tiempo se desarrollaron 5 edemas, picor, varices y pigmentación. En la superficie interior de su pierna, cerca del tobillo, aparecieron dos pequeñas úlceras.

En un examen detallado de las diferentes partes de la vena, se encontraron úlceras trombóticas que tenían bordes cubiertos con una película membranosa de aspecto gris oscuro. Rechazó ser hospitalizada. Entonces se iniciaron las aplicaciones con sanguijuelas Hirudo medicinalis. Después de terminar la serie de sesiones, los trombos se disolvieron, el diámetro de la vena disminuyó, las varices se contrajeron y las úlceras epitelizaron. Hasta entonces, no se presentaron recaídas.

Todos los afectados que volvieron con recaídas después de algunos años, rechazaron aceptar otros tipos de tratamiento y prefirieron repetir la Hirudoterapia.

Después de la Hirudoterapia sobre las venas varicosas, además de los efectos locales (disolución de infiltraciones y trombos, contracción del diámetro de la vena y de las varices y cambio en el color de la piel), los autores observaron la revitalización de los procesos de regeneración de los tejidos y la mejoría del bienestar general de los pacientes.

En el año 1998, especialistas indios hicieron públicos sus resultados sobre la aplicación de sanguijuelas en venas varicosas complicadas.37 Evaluaron la efectividad de la Hirudoterapia en provocar la descongestión venosa, la recuperación de los edemas y la hiper-pigmentación y epitelización de las úlceras varicosas. Las sanguijuelas Hirudo medicinalis fueron aplicadas sobre el área que rodeaba las úlceras varicosas a 20 pacientes con venas varicosas con complicaciones. Los pacientes presentaron eìtelización de las úlceras y disminución de la hiper-pigmentación, edemas y el contorno de la extremidad.

Después de la Hirudoterapia, todas las úlceras mostraron epitelización, el 95% de los afectados presentaron una disminución del edema. El 75% mostraron una disminución de la hiper-pigmentación. Según los autores, las sanguijuelas pueden ser utilizadas como un remedio eficaz para las venas varicosas complicadas.

La eficacia del procedimiento está basada en el conjunto de más de 100 sustancias con efectos beneficiosos presentes en la saliva de las sanguijuelas: sustancias anticoagulantes, antiinflamatorias, analgésicas, vasodilatadoras, etc. Una vez producida la mordedura, son inoculadas en la pequeña herida, llegando a una profundidad suficiente para ejercer un efecto significativo: reducen la coagulación de la sangre, aumentando de este modo el flujo sanguíneo y mejorando el riego sanguíneo. Disuelven los coágulos, proporcionando mejor circulación y causando una reducción notable de la congestión venosa y de la presión arterial.

Si estás interesado/a , contacta AQUÍ