Artritis

HirudoterapiaLa artritis es una enfermedad crónica consistente en la inflamación o desgaste de una o más articulaciones. Origina dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de función en las articulaciones, así como erosión en los huesos. También puede aparecer inflamación en otros órganos y se presenta con más frecuencia en aquellas personas con especial predisposición genética, aunque su causa sigue siendo desconocida.

En los últimos años, se ha hablado de los negativos efectos secundarios que tienen los principales medicamentos que combaten esta enfermedad, los AINEs o antiinflamatorios no esteroideos. Estos, aunque inhiben el dolor y la inflamación y causan muchísimas menos afecciones gástricas que los productos más clásicos, no están libres de provocar ciertas disfunciones renales, así como hipertensión y riesgo de edema.

La aplicación de sanguijuelas, un remedio tradicional de amplia utilización durante muchos siglos, ha demostrado su valor contra el dolor y la inflamación provocada por la artritis. Su efecto, prácticamente inmediato sobre la rigidez, el dolor, la hinchazón, la movilidad y su alto nivel de seguridad, permite considerarlo como un tratamiento totalmente seguro y eficaz para esta enfermedad.

El Hospital Continuum Centre for Health and Healing de Nueva York fue el primero en aplicar el tratamiento con sanguijuelas contra la artritis degenerativa, que produce fuertes y constantes dolores a unos 20 millones de personas en ese país. Según un estudio publicado en 2003, la investigadora Arya Nielsen afirma que este tratamiento reduce la rigidez de las articulaciones y calma el dolor de manera más efectiva que los antiinflamatorios tradicionales, al igual que se constató en el congreso de Reumatología de Estocolmo en 2002.

En el Congreso Europeo de Reumatología celebrado en Estocolmo en el año 2002, el Dr. I.G. Salikhov y su equipo de la universidad médica estatal de Kazán, presentaron sus hallazgos sobre la hirudoterapia para tratar la osteoartritis y la artritis reumatoide.

Las sanguijuelas fueron aplicadas en la región muscular dolorida alrededor de la articulación. En todos los pacientes a los que habían aplicado el tratamiento, la mejoría clínica fue satisfactoria, con la desaparición o disminución del dolor y un menor grado de rigidez matutina. Además se halló un aumento en la capacidad de movimiento de las articulaciones.

“En todos los pacientes detectamos una mejoría clínica después del tratamiento con sanguijuelas”, declaró el Dr. I. G. Salikhov. Antes del advenimiento de la medicina moderna, los médicos utilizaban las sanguijuelas para tratar una gran variedad de padecimientos. Los investigadores rusos evaluaron la terapia con sanguijuelas en 105 pacientes que presentaban síntomas periarticulares de artrosis y artritis reumatoide, una complicación que afecta al tejido muscular y altera la calidad de vida de quienes la padecen. Las mejorías clínicas resultantes incluyeron la desaparición o disminución del dolor muscular y un menor grado de rigidez matutina. Además, se halló un aumento en la capacidad de movimiento de las articulaciones. No se apreciaron efectos colaterales significativos después del tratamiento, lo que llevó a los científicos a concluir que el uso de sanguijuelas es inocuo y eficaz.

En el año 2011, el International Research Journal of Pharmacy publica un artículo sobre la investigación del efecto analgésico y antiinflamatorio del tratamiento de la artritis con sanguijuelas, realizado por los doctores Singh Akhilesh Kumar y Singh Om Prakash de la Facultad de Ayurveda de la Universidad Banaras Hindu, Varanasi, Uttar Pradesh, India.
Se basan en los conceptos de Ayurveda, refiriendo que la flebotomía es uno de los mejores métodos, mencionados en Ayurveda clásica para el tratamiento de la artritis. Eligen a las sanguijuelas debido a las sustancias analgésicas y antiinflamatorias que se encuentran en su saliva. Las sanguijuelas fueron aplicadas una vez a la semana durante 6 semanas a los pacientes con Gota artritis, registrando las observaciones de la densidad del dolor, hinchazón, rigidez y movilidad.

Conclusión: El presente tratamiento disminuyó el dolor sintomático en un 44% de los pacientes, la hinchazón en un 40% de los mismos, las deformaciones en un 16%, la rigidez en un 28%, aumentó la movilidad reducida en un 32%. El tratamiento con sanguijuelas de Gota artritis se considera eficaz.

La eficacia de este tratamiento está basada en el conjunto de componentes presentes en la saliva de las sanguijuelas: sustancias anticoagulantes (Hirudina, Calina), vasodilatadoras, antiinflamatorias y analgésicas. Una vez producida la mordedura, son inoculadas en la pequeña herida, llegando al interior de los tejidos y las articulaciones.

Algunas sustancias tan potentes como la Hirudina, ejercen un efecto apreciable sobre los tejidos periarticulares y adyacentes.32 Este efecto ha sido comprobado mediante Laser Doppler. Se ha detectado un aumento significativo de la perfusión de la piel después de la aplicación de sanguijuelas, especialmente en un radio de 16 mm alrededor de la mordedura. El efecto local analgésico y antiinflamatorio se aumenta mediante la sustancia, también inoculada por la sangujuela, llamada Hialuronidasa (factor de penetración), que incrementa la permeabilidad de los tejidos disminuyendo temporalmente la viscosidad del cemento intercelular y promoviendo la difusión de las sustancias inyectadas, facilitando por este mecanismo su absorción. Con el efecto aditivo de Hiarulonidasa, las sustancias antiinflamatorias de la saliva de la sanguijuela llegan a una profundidad suficiente para ejercer un efecto significativo sobre los tejidos miofasciales de las estructuras periarticulares o incluso sobre las estructuras extraarticulares. Los recientes estudios muestran que los tejidos miofasciales juegan un papel importante en el desarrollo del dolor crónico de las articulaciones y el dolor sintomático local en los pacientes con artritis.

La congestión venosa es otra complicación importante que amenaza la viabilidad de las articulaciones.

En este caso el efecto curativo, por un lado se debe al volumen de sangre ingerido y al sangrado posterior que tiene lugar una vez se desprende la sanguijuela del huésped, disminuyendo notablemente de este modo la congestión venosa. Y por otro lado, a la acción anticoagulante, vasodilatadora, anestésica y antiinflamatoria de las sustancias presentes en la saliva.

Mencionamos aquí sólo algunas de ellas:

Hirudina – un polipéptido, con efecto anticoagulante muy potente. Es tal la potencia de esta sustancia, que actúa en el intestino de la sanguijuela impidiendo la coagulación de la sangre almacenada durante meses, para su lento proceso digestivo.
Se ha utilizado en la prevención y tratamiento de la trombosis venosa en pacientes sometidos a angioplastia coronaria y en aquellos con síndromes coronarios agudos, fundamentalmente angina inestable e infarto agudo de miocardio.

Calina – un potente inhibidor de la coagulación sanguínea. Se utiliza para el tratamiento de diversos trastornos tromboembólicos, incluyendo trombosis venosa, trombosis arterial periférica, trombosis cerebrovascular e infarto de miocardio.

Antagonista de PAF (factor activador de plaquetas) – un fosfoglicérido, un potente mediador de la inflamación y coagulación local. Se utiliza para el tratamiento de trastornos tromboembólicos e inflamaciones.

Eglinas -polipéptidos, potenciales agentes terapéuticos para el tratamiento de las enfermedades asociadas con la inflamación. Se consideran como unos de los más importantes agentes antiinflamatorios, que también aceleran la cicatrización de las heridas.

Leer más … HIRUDOPUNTURA -> SU PODER CURATIVO

Las principales ventajas del tratamiento consisten en que no tiene efectos secundarios ni consecuencias negativas y tiene pocas contraindicaciones. Se trata de un procedimiento seguro e indoloro. Cada ejemplar de Hirudo medicinalis proviene de biofabrica, es de uso único y no puede ser reutilizado.

Si estás interesado/a en el tratamiento, contacta AQUÍ